Skip to main content

Por Esther Martínez, Pastora IEB Xàtiva 

El ministerio pastoral tiene muchas implicaciones; crecimiento, formación, cuidado entre otros, pero he decidido titular este apartado «Botiquín pastoral», porque estaréis de acuerdo conmigo en que muchas veces, más de las que nos gustaría contar, nuestro oficio se circunscribe a la cura de almas. Las tiritas, el betadine, las gasas y en ocasiones, hasta el mismo bisturí, forman parte del ministerio. ¡Cuántas heridas por sanar en nuestra propia vida y en la vida del rebaño!

Hace algunos meses el coronavirus era un virus en la China. Pensábamos que la China estaba muy lejos y que nunca llegaría a nuestras fronteras. Pero hoy, al escuchar a una persona estornudar o toser, todos a su alrededor se alteran como si del disparo de un arma se tratase. Todos miran y se apartan asustados; la humanidad está enfrentándose a un riesgo mortal global y está reaccionando.

Vivimos momentos cruciales, llenos de necesidades emocionales que van a dejar secuelas en el futuro. La gente está experimentando situaciones complejas, de angustia profunda y de preguntas sin respuesta. Ante un sufrimiento inevitable, ante la perdida, surgen preguntas sobre la justicia y la bondad de Dios que hay que contestar. Dios tiene todo bajo control, aunque nos pese. El sufrimiento forma parte de la vida del ser humano desde la caída. Lo que a muchos les cuesta aceptar es que el poder de Dios actúa salvíficamente en medio de él.

Nuestra tradición evangélica y bautista es culto-céntrica. Necesitamos celebraciones presenciales, y los hispanos necesitamos tocarnos, abrazarnos besarnos y eso nos ha sido vetado. Para complicar la situación, la primera Navidad de la COVID se aproxima y muchos compañeros están desconcertados, agotados y sin recursos para solventar la emergencia que parece que se alarga.

Este mes nuestras iglesias se llenaban de actividades: conciertos evangelísticos, cenas de iglesia, visitas a hospitales, portales de Belén improvisados en cada Escuela Dominical. Todo eso está vedado ¿Qué podemos hacer? Y lo más difícil, ¿qué podemos aprender y enseñar de todo esto? Y en lo personal, ¿cómo vivirlo como pastores, como familia, con comunidad pero sin ella?

La soledad y la tristeza que muchos experimentan en Navidad se va a agudizar este año por el aislamiento social y por las pérdidas de algún ser querido. En esta fecha del año crece el número de suicidios. Me temo que el 2020 se incremente este número. Necesitamos hacer llegar el testimonio de nuestra fe y esperanza a personas que nos son cercanas y queridas. Seguridad a aquellas que están asustadas o despistadas. Necesitamos traer consuelo a tantos y tantos que están perdidos y sin rumbo.

Tenemos a nuestro alcance nuevos canales de comunicación, las redes sociales: WhatsApp, Skype, Facebook, Instagram, YouTube. Podemos estar presentes a través de estos medios, llamando, atendiendo a aquellos que lo necesitan, escuchando. Debemos trabajar las emociones que acompañan a la pandemia: miedo, angustia, frustración, soledad, incertidumbre con el amor del Señor.

Nuestros vecinos y amigos están desesperanzados. Tenemos la oportunidad de influenciar a una sociedad que se encuentra sin respuesta, dándole el único antídoto al dolor humano: el amor de Dios. Pero también a nivel personal esta epidemia se puede convertir para nosotros en ocasión de renovar nuestro ministerio y comenzar una vida nueva, de potenciar la creatividad, de experimentar nuevas maneras de ser iglesia. Los tiempos de cambios cambiarán, aunque sea a la fuerza, nuestra manera de hacer pastoral.

Queridos compañeros, que el Señor os llene de sabiduría y conocimiento y que renueve vuestras mermadas fuerzas. Que estas Navidades sean una maravillosa oportunidad de testimonio y servicio al rebaño y al Pastor de pastores.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies