Por Daniel Banyuls, Director de EL ECO BAUTISTA

Situación inédita la que vivimos al publicar este nuevo número de EL ECO BAUTISTA, saliendo de un invierno histórica y preocupantemente cálido y un país en estado de alarma para contener la expansión de un nuevo virus que podría bloquear el sistema sanitario y no sabemos cuántas cosas más. Las cifras se mueven cada hora, pero en el mundo el virus ya ha producido más de diez mil víctimas mortales y en nuestro país, de momento, más de un millar de familias han perdido seres queridos, la mayoría ancianos. Mientras, la economía paga y pagará los platos rotos. Tensión política, teletrabajo y confinamiento doméstico son algunos de los conceptos con los que convivimos estos días extraños donde tampoco se permiten reuniones colectivas por lo que no celebramos cultos públicos y muchas de nuestras iglesias bautistas se han lanzado a aprovechar eficazmente las nuevas tecnologías para que el Mensaje siga siendo escuchado.

En este ECO la reacción de las iglesias ante el virus aparece en el artículo presidencial, que también nos recuerda la importancia vinculante de los acuerdos convencionales. A su vez nuestros autores han mostrado su preocupación por cómo aprovechamos nuestros recursos ante las personas sin techo que habitan nuestras calles, también por aprender a pedir a Dios y por los principales actores en la educación de nuestros hijos. Buceando en la historia nos interesamos por los inicios del movimiento anabautista y la destacada figura del teólogo bautista John Bunyan, autor de la novela alegórica El progreso del Peregrino, traducida a más de doscientos idiomas. Finalmente, reflexionamos en la imagen de unos jinetes lejanos que advierten de una enfermedad ya muy cercana.

Con todo, seguimos con nuestra esperanza en Dios intacta.

Pasen y lean.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: