Por Máximo García, teólogo e historiador

Ciento cincuenta años es tiempo suficiente para constatar que las iglesias bautistas en España tienen arraigo religioso, cultural y social en España. Ciento cincuenta años de duro peregrinaje en un país que ha pasado por diferentes sistemas de gobierno, que incluye: dos repúblicas, la restauración de la monarquía en dos ocasiones, una dictadura denominada blanda y otra considerada asfixiante y, por fin, una democracia parlamentaria. Cualquiera de esas situaciones, salvo la última etapa, tienen algo en común: persecución e intolerancia. Y, por parte de las iglesias bautistas, perseverancia, defensa de la libertad y confianza en la misericordia de Dios a la espera de tiempos mejores. Una esperanza que toma cuerpo con la llegada de la democracia, con cuya instauración da comienzo una época de libertad religiosa como nunca anteriormente habían conocido las minorías religiosas en España.

Hacemos memoria de estos 150 años y nos remontamos al año 1870 que marca el inicio de la presencia bautista en España, cuando el 10 de agosto de ese año fue constituida en Madrid la primera iglesia bautista en España, 261 años después de la fundación (24 al 26 de julio de 1609 en Ámsterdam) de la primera iglesia bautista fruto del auge de la Reforma Radical o Anabautismo, en el marco de la Reforma magisterial.

Nos limitamos en esta ocasión a reseñar algunos datos referidos a la historia de los bautistas en España, más concretamente de los bautistas integrados en la Unión Evangélica Bautista de España, y no a debatir sus doctrinas y/o especificidades eclesiales, y lo hacemos dentro de los límites que marca el encargo recibido de escribir un par de reseñas de mil palabras cada una[i].

No fueron los bautistas los primeros que reiniciaron la presencia protestante en España después del largo silencio de los siglos XVII y XVIII. Luteranos, reformados, calvinistas, presbiterianos y, sobre todo, anglicanos, ya habían puesto su semilla en diferentes partes de España, antes de que el polígrafo y profesor de idiomas norteamericano William Ireland Knapp (1835-1909) pasara por España en el año 1867, camino de Francia.

Knapp, hijo de pastor bautista, había leído a George Borrow y sus relatos sobre la situación religiosa; las condiciones de vida en España habían conmovido sus fibras sensibles. La situación política, en esos momentos, no resultaba muy acogedora y Knapp continuó su viaje hasta París. La biografía de este personaje resulta asaz atractiva desde cualquiera que sea el ángulo desde el que se la considere, pero no podemos extendernos en describirla.

La revolución del año 1868 y, con ella, la proclamación de la República, dieron paso a la tolerancia religiosa. A finales del verano de 1869 Knapp regresa a España, concretamente a Madrid, para dar rienda suelta a su vocación misionera, si bien, aparte de su coraje personal y sus escasos recursos personales, no cuenta con ninguna agencia misionera que le patrocine. Su primera actuación es contactar con los líderes de otras confesiones protestantes que ya están instalados en Madrid y escuchar sus reflexiones y consejos, así como valorar la tarea que vienen realizando.

Prevalece entonces entre los líderes evangélicos en España la idea de unir esfuerzos y dar forma a la Iglesia Reformada Española y así se lo hacen saber al nuevo misionero quien, haciendo honor a su bonhomía, accede a integrarse al proyecto común ya en marcha, y se une a los misioneros presbiterianos William Moore y John Jamesson con quienes constituye, en mayo de 1870, en el barrio de Lavapiés, una iglesia de corte presbiteriano con 75 miembros, adoptando el nombre de Iglesia Evangélica de Madrid.

La experiencia no resultó satisfactoria para Knapp. Bien es cierto que era una persona liberal, pero sus raíces y sentimientos bautistas, especialmente en lo referido al bautismo, se resintieron y planteó a sus colegas la conveniencia de emprender caminos separados. Informaron a la congregación recién constituida, señalando la razón fundamental que justificaba la decisión, es decir, el convencimiento por parte de Knapp de que el bautismo debería ser de creyentes y por inmersión y se ofreció a los miembros que integraban la iglesia que decidieran el camino a seguir.

El resultado fue que el día 10 de agosto de ese mismo año 1870 se constituye la Primea Iglesia Bautista de Madrid con 33 miembros bautizados por inmersión por William I. Knapp, instalada en el número 17 de la calle Lavapiés, el mismo local que ocupaba anteriormente la denominada Iglesia Evangélica de Madrid. En fecha inmediata comenzó a funcionar una Escuela Dominical con 50 niños y otra para niñas, sin que sepamos cuántas la integraban.

El bautismo por inmersión de los 33 miembros se celebró en el río Manzanares. Entre los catecúmenos y primeros miembros de la Iglesia bautista figuraba Manuel Curros Enríquez, que contaba a la sazón 18 años, quien, posteriormente, aparecerá en los registros de la Iglesia Española Reformada Episcopal y, con el tiempo, llegaría a ser conocido como prestigioso poeta en lengua gallega, gozando aun en nuestros días de gran prestigio en Galicia.

Knapp no se conforma con abrir obra bautista en Madrid. Un año después, el 7 de mayo de 1871, organiza la Iglesia Bautista de Alicante a partir de un grupo de creyentes que ya existía en la ciudad al cuidado de Juan Martín Calleja, al que confirma como pastor de la congregación. Otros focos que se incorporan a la obra bautista bajo la dirección de Knapp, con diversos resultados, no siempre positivos, son Valencia, Linares, La Seca (Valladolid) y Alcántara (Extremadura). Anuncia que tiene evangelistas en Barcelona, donde prevé constituir una iglesia. Knapp permaneció en España hasta el año el 1876.

El lector informado se dará cuenta de que estamos pasando a vuela pluma por esa parte de la historia que hace referencia al inicio de los bautistas en España. En una segunda entrega nos haremos eco de la presencia y obra llevada a cabo por misioneros suecos.

 

[i] Para adentrarse en la historia de los bautistas puede consultarse Máximo García Ruiz, Historia de los Bautistas en España, Unión Evangélica Bautista de España (Valencia:2009).

 

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies