La TapaRevista UnidosUnidos 17

La Tapa – Unidos 17

By 19/02/2021No Comments

Carta del Presidente Rubén Bruno

OCURRA LO QUE OCURRA, YO SÉ QUE TÚ ESTARÁS CONMIGO

 

El título de esta reseña viene dado por un mensaje de ánimo recibido de quién fuera hace unos años nuestro Presidente, el Pastor José A. Cuenca, a quién le agradezco que desde su Pastoral siempre me está apoyando y animando.

Y es lo que deseo resaltar, que, en estos días duros y difíciles, días de tristeza y ansiedad, brotan como un hermoso renuevo esas palabras de ánimo y fortaleza, esas palabras de paz y esperanza, esas palabras de fe y certeza para nuestras vidas. Palabras sencillas, pero a la vez sabias, palabras contundentes pero cargadas de amor, que provienen de nuestros Pastores y Pastoras, que provienen de nuestras Iglesias, que llegan desde vuestro corazón.

Como presidente de nuestra Unión Evangélica Bautista de España y en nombre de toda nuestra Junta os hago llegar nuestra gratitud por vuestro comportamiento cívico y respetuoso, por vuestro compromiso con nuestra sociedad y nuestro prójimo, pues somos conocedores de vuestra entrega y compromiso. Como presidente y como Junta no estamos ajenos a la tristeza y el dolor que muchos de vosotros estáis sufriendo ante la pérdida de un ser querido; todo lo contrario, procuramos estar al lado de cada uno de vosotros en la medida que las circunstancias nos lo permiten. Casi siempre es tan solo con nuestra oración, con nuestras palabras, pero también con nuestras lágrimas.

Se nos hace difícil el enviar cada día cartas de consuelo, pues cada nombre golpea el corazón, cada nombre se lleva lágrimas; pero como dice esa sencilla carta, es nuestro humilde reconocimiento a vuestros testimonios entre nosotros.

Mi gratitud a cada uno de vosotros, mi gratitud a nuestros líderes y Pastores, mi gratitud a todos mis compañeros de Junta, pues doy fe que estáis ahí. Mi gratitud por vuestro ingenio y trabajo, vuestra disposición de compartir los cultos online; no os imagináis de cuanta bendición son para nuestra Unión, y hasta donde están llegando.

Y sobre esto último, una breve anécdota personal: el domingo pasado estuve en Denia, Xàtiva, La Línea, Madrid (Lacy) y Zaragoza. “¡Cómo viaja este presidente!” diría alguno.

No sé cuánto tiempo nos queda de confinamiento, pero os animo a que sigamos firmes y adelante tal como dice ese hermoso himno.

Mi gratitud también a Dios pues vemos su mano cada día en nuestra Llar d’Avis, donde cuida de nuestros mayores y también de nuestro personal; y también ese cuidado es palpable en el hogar de ancianos de nuestra Iglesia de Xàtiva.

Nuestro ánimo también a los profesores, al personal y a los estudiantes de nuestra Facultad de Teología UEBE, que han tenido que adaptar sus clases a través de videoconferencia.

También nuestra preocupación y oración por nuestros misioneros y voluntarios: Sara Marcos, Marta Nombela, Jaime y su esposa María José, Aida y Laura; que en este tiempo nuestro Dios también les cuide de forma muy especial.

Muchos no solo hemos perdido un ser querido (¿qué más valioso que una vida?) sino también muchos nos hemos vistos abocados a pérdidas o regulación de empleo, a reducción de jornada (a un servidor le ha tocado). Por todo esto y muchos otros daños colaterales se nos plantea un futuro incierto y llenos de preguntas.

Pero en medio de esta situación, debemos sentirnos bendecidos: nos ha dado fe y esperanza; debemos sentirnos guiados: nos ha dado su Palabra; debemos sentirnos cobijados: nos ha dado su Paz; debemos sentirnos fuertes: nos ha dado su Espíritu; debemos sentirnos victoriosos: Él ha vencido y nos ha dado la victoria.

Por eso, ocurra lo que ocurra, yo sé que Él estará contigo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies