La TapaRevista UnidosUnidos 13

La Tapa – Unidos 13

By 19/02/2021No Comments

Raúl López

Una entrevista con el Director del Ministerio de Mayordomía

 

Desde hace años eres el Director del Ministerio de Mayordomía. ¿Qué se necesita para dirigir este Ministerio?
Deseo de servir al Señor en un ministerio, quizás no tan vistoso como otros, pero tan necesario como el resto y especialmente transversal. Es necesario tener formación y experiencia en economía, y ser capaz de dar confianza en el trabajo a realizar a las iglesias de la Unión.

¿De qué hablamos con esta palabra tan Bautista? ¿Se simplifica como ‘la Tesorería de la Unión’?
Mayordomía no es una palabra del lenguaje común. No sólo hablamos de recibir dinero del Plan Cooperativo y pagar facturas, también de cómo deben ser los gastos y sus criterios, cómo generar ingresos, cómo buscar la dirección de Dios en las decisiones económicas, y todo eso va más allá que la tesorería.

¿Qué es el Plan Cooperativo? Explícaselo a un niño de 10 años.
Las iglesias bautistas dedicamos 1€ de cada 10€ de nuestras ofrendas dominicales para formar el Plan Cooperativo, que sirve para que juntos podamos ayudar a las iglesias con necesidades económicas, sobre todo a las más pequeñas, aunque no siempre, en evangelización, formación, obra social, actividades para jóvenes, mujeres y pastores. Juntos podemos hacer más y el Plan Cooperativo es esa herramienta que hemos creado para canalizar el dinero. Todas las iglesias participan independientemente de que luego necesiten o no recibir ayudas.

¿Todas las iglesias lo tienen asumido?
Hay muchas, tanto nuevas como históricas, que sí. Asumen los compromisos de la Unión de manera automática y natural. Algunas han cambiado de líderes que provienen de otra denominación y todavía no lo han entendido o asumido, o al revés, las congregaciones se han renovado y el grupo histórico no ha hecho la labor pedagógica en este campo. Creo que como Unión tenemos asignaturas pendientes en esta área.

¿Qué podría pasar si todas las iglesias cumpliéramos con ese compromiso? ¿Hasta dónde llegaríamos como UEBE?
“Hasta el infinito y más allá”. Directamente duplicaríamos el presupuesto en poco tiempo, y dedicaríamos muchos más recursos a la evangelización, a iglesias en desarrollo y sus proyectos, a la formación… Todo esto es el motor de empuje de la Unión, pero le falta carburante (reciclable, por supuesto). Es decir, creo que repercutiría en un crecimiento que mantenido en el tiempo nos sorprendería a todos.

El dinero suele parecer carnal o material. ¿Es espiritual hablar abiertamente de dinero en nuestras iglesias?
La espiritualidad no está en los objetos de ningún tipo sino en las intenciones y usos, o bíblicamente en los corazones. Podemos hablar de dinero y ser los más espirituales, o hablar de Biblia e Iglesia y ser los más carnales. El Señor mira los corazones (1 Cr. 28:9). La Biblia presenta más de 2350 versículos sobre dinero frente a unos 500 sobre la oración.

Si no diezmo, Malaquías me señala como ladrón, ¿o eso son cosas del Antiguo Testamento, ya abolidas?
Resumiendo mucho: hay que entender qué era el diezmo en el Antiguo Testamento (que anualmente no sumaba un 10% sino un 23% de media), y después ver lo que dice el Nuevo Testamento donde Pablo resume en aportar: voluntariamente, alegremente, proporcionalmente, generosamente… No porque Dios quiera un porcentaje específico, sino que debe ofrendarse con alegría y generosidad desde el corazón. ¿Eso es un 10%? La respuesta la encuentras en otra pregunta: ¿y por qué no? Pero no con corazón legalista, sino buscando el sentir expresado aquí.

Algunos Pastores optan por no predicar de este tema en sus púlpitos. ¿Qué les aconsejas ante esta incomodidad?
Predicar la Palabra de Dios siempre puede incomodar un poco, pues siempre hay un elemento de denuncia, y llamamiento al cambio, sea con el tema que sea. Saltarnos la mayordomía en las predicaciones es como arrancar hojas de la Biblia. Eso no es predicar la Palabra, por eso se debería usar más la predicación expositiva de series basadas en libros completos. Pero sería útil pedir a un “especialista” o alguien que lo prepare especialmente y avisar a la congregación para que no se sorprenda. Los resultados son siempre buenos, pero es necesario también hacer seguimiento después, no vale solo con “echar un sermón” y la labor de pastor de la iglesia en esa área es insustituible.

Déjanos algún consejo y un versículo lema.
Yo soy del Sal 23:1. Ahí está la base de cualquier pensamiento de mayordomía: reconocer la soberanía de Dios y confiar en que toda provisión viene de Él, o tomando el texto original, no necesitaré nada como consecuencia de ser Él mi pastor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies