Skip to main content
Revista UnidosUnidos 17

Los que nos dejaron – Abril 2020

By 03/04/2020April 23rd, 2021No Comments

Gloria Ramón
A la edad de 79 años marchó a la Eternidad. Gloria Ramón, madre de Elisenda y suegra del pastor Francesc Montaño sucumbió al coronavirus en el hospital donde estaba ingresada desde hacía unas semanas. Fue una mujer fuerte y luchadora, digna representante de la generación de postguerra, que sacó adelante con inmensos sacrificios a sus cuatro hijas en medio de muchas adversidades. Nos ha dejado como legado el ejemplo de madre fiel, abuela amorosa, la cultura del esfuerzo y compromisos firmes, de resiliencia y valentía ante las circunstancias de la vida. Pudo marchar acompañada por una de sus hijas; las demás tuvieron que despedirse de ella tras la fría pantalla de un celular dada la situación de aislamiento en sus últimos momentos a causa de la pandemia.

Dada la circunstancia actual que nos afecta a todos, acatando las disposiciones gubernamentales y por responsabilidad cívica, Gloria no tendrá por el momento ceremonia de despedida, que se hará en la intimidad familiar cuando las circunstancias lo permitan. Es por eso que la familia no convoca a hermanos y hermanas en la fe ni a los pastores y pastoras de la zona para darle la despedida que, sin duda, Gloria merecía hasta que la volvamos a ver en la Eternidad.

Elisenda, su esposo y familia agradecen de corazón a todo nuestro pueblo bautista de la UEBE (Iglesias, pastor@s, Junta Directiva…) todas las muestras de apoyo que en estos momentos de separación les están llegando, confortados también por las promesas firmes de nuestro Salvador Jesucristo, Vencedor de la muerte y Señor de la Vida.

Piedad Cisneros
El domingo 29 de marzo a sobre las 21:00 partió a la presencia del Señor mi querida madre, Doña, Piedad Consuelo Cisneros Zúñiga. Es una de las pocas noticias que ningún hijo quiere oír. Mi satisfacción es saber que ella entregó su vida al Buen Pastor de su alma. Me animo y reconforto, por la fe en Jesucristo nuestro Señor, que se encuentra liberada de todo mal, gozando de las bienaventuranzas celestiales. Esta noble mujer marcó en mí el espíritu emprendedor, las ganas de vivir, la disciplina del esfuerzo, de luchar por lo que se quiere y encomendar nuestras vidas al fiel cuidado de Dios.

Pr. Ramiro Gómez
José Ramiro Gómez Nova nació en República Dominicana el 8 de mayo del 1949. En el 2002, respondiendo al llamado del Señor a servir a tiempo completo llegó a España junto a sus tres hijas y su esposa Esther Bouret. Se instalaron en Guadalajara y allí fundaron una iglesia con ayuda del ministerio del MEM. También tuvieron la oportunidad de trabajar en Guinea Ecuatorial durante dos años y ver la mano del Señor acompañándoles siempre. Pero ese es el Ramiro que muchos conocen, y yo quiero cerrar esta reseña con el Ramiro que no conocen, el que atesoraré en mi corazón siempre: Un hombre gracioso, amable. De esos que te cuentan cosas y te cautivan al hablar. Leído, muy inteligente. Con una sonrisa contagiosa. Siempre cercano. Atento a escuchar. Un padre ejemplar, un modelo. Un marido paciente y atento. Ver como la persona de Cristo llenaba su vida y como cambió su pasado tan gris en algo bello y nuevo, como una vida puede ser transformada de esa manera y dejar todo para seguirle, es su mayor legado. Llevaré conmigo siempre tus muchas enseñanzas y tu testimonio. Y seguiré viéndote reflejado en mis hijos, viendo tus valores, viendo en ellos tu deseo de ser por y para Cristo un ejemplo de fe, de humildad, de amor al prójimo. Estás ya en casa. ¡Estás en nuestro Hogar! Te fuiste confiado en nuestro Señor y en que podríamos ser luz allí donde ÉL NOS PUSIERA. ¡Nos vemos pronto papá!

Fernando Salellas
Fernando Salellas escuchó el Evangelio junto a su esposa Pepita en su juventud, en el salón de una casa de Sant Boi del Llobregat donde estaba naciendo una iglesia. Allí su primer Pastor, Josep Monells, le guió a la conversión a Jesús y le discipuló. Este fue el principio de una apasionada historia de amor por Cristo y servicio al prójimo. Rápidamente se involucró en diversos ministerios de su iglesia, donde sirvió durante muchos años como tesorero, secretario, predicador y maestro de escuela dominical. Primero en la iglesia Llibertat y años más tarde en la iglesia Betel de Sant Boi, donde siempre fue una columna y un referente para los hermanos. Su pasión era la evangelización, en especial de niños y jóvenes, pasión que practicó hasta el final. Y su preocupación matutina era la intercesión por una larga lista de personas y ministerios. Fernando era un enamorado de su familia: tuvo dos hijas y cuatro nietos. A todos ellos les educó y enseñó a amar al Señor con todo. Y su legado de fe autentica ha pasado como un ejemplo de generación en generación. Parecía prever el final de su ciclo vital y era lógico por su edad, y así lo anunciaba a la familia, pero nada nos hacía sospechar que un virus le robaría el último aliento, aunque no su alma. Por eso estamos convencidos que ahora está en los brazos de su amado Salvador y que es allí donde continua su historia y su preciosa canción preferida: “Grata certeza, soy de Jesús”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies