Traducción Artículo Baptist Press News

Traducción rápida del artículo en BP News.

NOTA DEL EDITOR: Esta historia se actualizó el 11 de febrero a las 7:30 a.m. hora central.

HOUSTON (BP) – Un periódico de Houston, al informar sobre casos de abuso sexual por parte de pastores y otras personas en iglesias bautistas del sur, dejó al presidente de la SBC (Convención Bautista del Sur, por sus siglas en inglés) J.D. Greear “roto por lo que se reveló hoy”.

“Los abusos descritos en este artículo de @HoustonChron son pura maldad”, declaró Greear en una serie de tweets después de que el Houston Chronicle informara hoy (10 de febrero) sobre casos de abuso por parte de ministros, pastores de jóvenes, maestros de escuela dominical, diáconos y voluntarios de la iglesia.

Junto con su informe de 6.000 palabras, el Chronicle publicó una base de datos de 220 personas que fueron condenadas o declaradas culpables de delitos de abuso sexual.

The Chronicle dijo que su investigación había revelado aproximadamente 380 casos desde 1998, incluyendo más de 250 desde 2008, de “aquellos que fueron condenados, acusados de manera creíble y demandados exitosamente, y aquellos que confesaron o renunciaron a su cargo”.

Los crímenes han dejado más de 700 víctimas, indicó el diario.

Una de las víctimas murió de una sobredosis de drogas 14 años después de ser abusada sexualmente en 1994, informó el Chronicle, citando registros penales y civiles. La niña de 14 años se cortó las muñecas después del incidente de 1994. Su madre culpa a la posterior muerte de la hija por el trauma que sufrió, según el periódico.

“Me uní a muchos otros que actualmente están llorando con los que lloran”, declaró Greear en Twitter, expresando su resolución de movilizar a la SBC para “detener a los depredadores entre nosotros”.

“Las voces en este artículo deben ser escuchadas como una advertencia enviada por Dios, llamando a la iglesia a arrepentirse”, escribió Greear en Twitter. “Como cristianos, estamos llamados a exponer todo lo que es pecaminoso a la luz. Los supervivientes en este artículo lo han hecho a un costo personal que pocos de nosotros podemos comprender”.

Greear también tuiteó:

  • “Simplemente no puede haber ambigüedad sobre la responsabilidad de la iglesia de proteger a los abusados y ser un lugar seguro para los vulnerables. La seguridad de las víctimas es más importante que la reputación de los bautistas del sur”.
  • “Como denominación, ahora es el momento de llorar y arrepentirse. Se avecinan cambios. Deben hacerse. No podemos simplemente prometer ‘hacerlo mejor’ y esperar que sea suficiente. Pero hoy, el cambio comienza con sentir todo el peso del problema … Es hora de un cambio generalizado. Dios lo exige. Los supervivientes lo merecen. Debemos cambiar la forma en que nos preparamos antes del abuso (prevención), responder durante la divulgación (cooperación total con las autoridades legales) y actuar después de los casos de abuso (cuidado holístico).”
  • “Nosotros, los líderes de la SBC, deberíamos haber escuchado las advertencias de aquellos que intentaron llamar la atención sobre esto. Estoy comprometido a hacer todo lo posible para garantizar que nunca volvamos a cometer estos errores … Debemos admitir que nuestros fracasos, como iglesias, pusieron a estos supervivientes en una posición en la que se vieron obligados a depender de sí mismos y hablar, cuando deberíamos haber luchado por ellos. Su coraje es ejemplar y profético. Pero lamento que su coraje fuera necesario”.
  • “La doctrina bautista de la autonomía de la iglesia nunca debe ser una cubierta religiosa para la pasividad hacia el abuso. La autonomía de la iglesia consiste en liberar a la iglesia para hacer lo correcto – obedecer a Cristo – en cada situación. Es un error atroz aplicar la autonomía de una manera que permita el abuso”.

D. August Boto, presidente interino del Comité Ejecutivo de la SBC, dijo en una entrevista con el Chronicle que el periódico “no es el opositor de la Convención Bautista del Sur”.

“Nos estáis ayudando. Estoy a favor de que el crimen salga a la luz”, dijo Boto.

Russell Moore, presidente de la Comisión de Libertad Religiosa y Ética de la SBC, escribió de manera similar en un comentario después de que se publicó el informe: “Ninguna iglesia debe sentirse frustrada por los informes del Houston Chronicle, sino que debemos agradecer a Dios por estos informes. El tribunal de Cristo será mucho menos reticente que una serie de artículos en descubrir lo que nunca debería haber estado oculto”.

Moore se refirió al Estudio Presidencial de Abuso Sexual iniciado por Greear el año pasado, que se asigna a investigar todas las opciones y revisar lo que otras denominaciones y grupos han hecho para hacer un seguimiento de los abusos, mientras escuchan a expertos de la ley, psicológicos y psiquiátricos, supervivientes. y muchos otros.”

“Nuestro enfoque busca promover políticas y prácticas que protejan a los niños y personas vulnerables del abuso sexual en iglesias autónomas pero colaboradoras, al mismo tiempo que promueven el cumplimiento de las leyes y brindan atención compasiva a quienes han sobrevivido a un trauma”, escribió Moore.

“Es cierto que no tenemos obispos. Pero tenemos un sacerdocio de creyentes. Y una tarea clave de ese sacerdocio es mantener el testimonio de Cristo en la santidad y seguridad de su iglesia. Eso significa capacitar a las iglesias para que reconozcan la depredación sexual y cómo lidiar con cargos o sospechas cuando emergen, y equipar a las iglesias para detener el patrón, en su iglesia o de su iglesia”.

Boto, en comentarios por escrito a Baptist Press, señaló que incluso antes de 2008 “el Comité Ejecutivo estaba llamando a cualquier persona que tenga conocimiento o sospeche de cualquier tipo de abuso sexual a informar inmediatamente a la policía. La policía tiene la autoridad para investigar por completo cualquier acusación de abuso sexual. Uno de los roles del gobierno ordenados por Dios es castigar a los malhechores.

“Espero y oro que este informe sirva como un recordatorio conmovedor del llamado de Dios a la santidad personal para todos los creyentes. Los seguidores de Cristo no deben ‘participar en las infructuosas obras de las tinieblas, sino exponerlas'”, dijo Boto. haciendo referencia a Efesios 5:11. En la entrevista con el Chronicle, expresó “ira” ante la trágica realidad de que ocurre el abuso sexual.

Boto dijo que su “opinión de que estén realizando este informe es probablemente más positiva de lo que sospecharían” por “traerlo a la luz de nuevo una y otra vez. ¿Por qué? Porque no solo las iglesias bautistas, sino todas las iglesias son consideradas por los depredadores sexuales como objetivos fáciles. … Haremos su trabajo más complicado en cuanto las personas tomen conciencia del mal que existe”.

También afirmó: “El crimen es un crimen y debe ser tratado como un crimen. Porque eso es lo que es. Y así, los informes a la policía deben ser inmediatos … Los creyentes de todo tipo a veces llegan a la conclusión de que la misericordia debería tomar precedencia a la justicia. La Biblia dice que esas dos cosas no se excluyen mutuamente. Coexisten en el carácter mismo de Dios. Me temo que a veces las personas optan por la misericordia a la exclusión de la justicia, cuando en realidad la justicia es correctiva. La justicia es la técnica de Dios para tratar con el pecado”.

“Así que estoy a favor de la misericordia. Pero esta no debe excluir a la justicia. De hecho, [la misericordia] no debe preceder a la justicia”, dijo Boto.

Se puede acceder a la base de datos del Chronicle aquí.

El Comité Ejecutivo de la SBC tiene una página de recursos desde hace tiempo centrada en la prevención del abuso sexual en las iglesias, disponible aquí. La página web incluye un enlace a la base de datos nacional de delincuentes sexuales aquí.

En una resolución de 2018 en la reunión anual de la SBC en junio, los mensajeros denunciaron “cualquier conducta abusiva como incuestionablemente pecaminosa” y reclamaron acciones decisivas para traer ante las autoridades policiales cualquier acusación interna de abuso. También ofreció compasión a las víctimas de abuso, “teniendo cuidado de recordar a los abusados que tal injusticia es inmerecida y no es el resultado de culpa o fallo personal”.

Traducido por WorldMission.Media

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: