Skip to main content

Por Rubén Bruno, Presidente UEBE

Desde nuestra Junta estamos trabajando para que podamos vernos en octubre en nuestra Convención, una Convención donde Dios mediante vamos a volver a vernos, vamos a poder disfrutar los unos de los otros.

Una Convención donde volveremos a tomar decisiones, y a elegir nuevos cargos para que podamos ser guiados con eficacia. Nos gozaremos alabando juntos a nuestro Señor y por supuesto escucharemos atentos Su mensaje para esta Unión que debe crecer en santidad para ser un referente en nuestra sociedad.

Sí que será una Convención todavía diferente, pues si bien es cierto que la situación ante la COVID ha mejorado y el ritmo de vacunación es alto, mantenemos esa prudencia y respeto por los demás, lo cual nos ha llevado a tomar como Junta Directiva una decisión: que sólo podrán asistir los Delegados por temas de aforos y distanciamiento. Pero no deja de ilusionarnos el poder organizar todo con cierta normalidad, y dar gracias a Dios por su cuidado durante todo este tiempo de pandemia.

Una Convención que debe hacernos mirar al futuro con ilusión y esperanza, una Convención que es el preludio de nuestro Centenario, el cual celebraremos con la ayuda del Señor en 2022, año en el que firmemente Unidos trabajaremos para lograr los retos del nuevo Proyecto Marco.

También está a punto de celebrarse el Congreso de la Alianza Bautista Mundial, que por temas de seguridad sanitaria se hará de forma online tras suspenderse el año pasado, donde podremos participar junto a miles de hermanos de diferentes países, todos bajo la dirección de nuestro hermano Tomás Mackey, quien asumió la presidencia de la Alianza el año pasado.

Pero estamos en junio, y este mes nos habla de Misiones Nacionales, nuestras misiones. Y para ello nuestro Director del MEM ya nos está haciendo llegar los pósteres y los sobres para nuestra ofrenda, con un hermoso y desafiante lema: «Echad vuestras redes para pescar» (Luc. 5:4). Así que vamos a echar las nuestras en oración, en proclamación y en sostenimiento económico para llegar a cada rincón de nuestra España.

No podemos olvidar a nuestros misioneros en Bata y Malabo: Marta Nombela y Jaime Rodríguez (recordemos que su esposa está desde hace un año en España por motivos de salud, y por ello, el regreso de Jaime es definitivo e inminente), y Sara Marcos en Mozambique, todos ellos desarrollando una labor bajo el paraguas de nuestra Unión y en colaboración con la EBM.

Tanto a Guinea como a Mozambique, en colaboración con el MOS, hemos podido enviar dos contenedores con material muy necesario, por lo que agradecemos también vuestra generosidad mostrada en cada donación recibida. Generosidad que se ha visto reflejada de una forma clara en las ofrendas y donativos recogidos también por el MOS para ayudar la emergencia de Bata, que superan ya los 90.000 €.

Para terminar, mi reconocimiento a todos los ministerios de nuestra Unión, pues a pesar de la situación sanitaria han continuado sirviendo a nuestras iglesias de forma ininterrumpida, a las diferentes comisiones de trabajo que han hecho grandes esfuerzos para la consecución de sendos documentos esenciales para el buen desarrollo de nuestra Unión, y a mis compañeros de Junta por su labor encomiable.

Que Dios os siga bendiciendo grandemente cada día y recibid todo el amor y respeto de este presidente que os ama.

 

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies