Skip to main content

Por Julio Díaz, Rector de la Facultad de Teología UEBE 

Como el congregacionalismo inglés, el pietismo alemán (s. XVII) influyó en las iglesias bautistas centroeuropeas,[1] así como el metodismo (s. XVIII) en las iglesias bautistas británicas. El pietismo, como movimiento de renovación espiritual en el seno de la Iglesia Luterana alemana, comenzó en 1666 con las denominadas collegia pietatis, reuniones caseras en las que el pastor luterano Philipp Jakob Spener (1635-1705) repetía sus sermones dominicales, explicando pasajes del Nuevo Testamento y animando a los presentes a participar en el diálogo abierto sobre los temas expuestos. En 1675, Spener publicó su Pia Desideria o Deseos Sinceros de una Reforma de la Verdadera Iglesia Evangélica, en el que hizo seis propuestas para restaurar la vida espiritual y eclesial de la Iglesia Luterana. Una de las personas afectadas por el pietismo fue el alemán Johann Gerhard Oncken (1800-1884), conocido como «el padre de los bautistas alemanes y europeos continentales», quien se inspiró en sus principios para desarrollar su metodología misionera en Europa.[2]

La influencia del anabautismo evangélico del siglo XVI, y la herencia teológica que los bautistas han recibido de la Reforma inglesa, definen tanto la identidad protestante de los bautistas como sus doctrinas y principios, que podemos resumir en los siguientes:

  1. Dios uno y trino, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  2. Las perfectas humanidad y deidad de Jesucristo, que es Dios manifestado en carne.
  3. La naturaleza caída de los seres humanos, de la que necesitan ser redimidos.
  4. Necesidad de regeneración espiritual para la salvación.
  5. Rechazo de las obras meritorias para la salvación del individuo.
  6. Justificación por la gracia divina por la sola fe en la obra expiatoria de Jesucristo.
  7. La transformación de la vida personal y social por el poder del Espíritu Santo.
  8. La Biblia, única norma de fe y práctica para el cristiano.
  9. La soberanía de Cristo sobre la Iglesia.
  10. La iglesia, comunión voluntaria de los regenerados, en oposición al modelo de Iglesia oficial o estatal.
  11. El bautismo de creyentes y por inmersión como forma bíblica de bautismo.
  12. La celebración de las ordenanzas del bautismo y la eucaristía o cena del Señor desde la base de la fe personal en Jesucristo.
  13. Autonomía de la iglesia local, donde se procura cultivar el sentido de comunidad.
  14. Interdependencia de las iglesias para la consecución de metas y promoción de la obra misionera, sustentada en la unidad espiritual y la cooperación.
  15. Sacerdocio universal de los creyentes, rechazando toda distinción de clases dentro de la Iglesia.
  16. El gobierno congregacional de la iglesia, como lógica expresión del sacerdocio universal de los creyentes.
  17. Cumplimiento de la gran comisión. Todo discípulo de Jesucristo está llamado por Dios a testificar del señorío de Jesucristo, y la Iglesia, como parte del Reino de Dios, debe participar en la misión total de Dios en el mundo.
  18. Culto espiritual y sencillo.
  19. Defensa de la libertad religiosa y de conciencia para toda persona, por ser un derecho fundamental e inalienable del ser humano.
  20. Separación de la Iglesia y el Estado, como única forma de velar por la integridad del principio de libertad religiosa.
  21. Mayordomía integral en la vida
  22. Transformación de la sociedad mediante la evangelización y la obra social.
  23. El cumplimiento final de los propósitos de Dios. Como cristianos, vivimos en la esperanza de la aparición de Cristo en gloria, y de la transformación de toda la creación.

BIBLIOGRAFÍA

Anderson, Justo.  Historia de los bautistas, tomo I. El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones, 1993. 3ª edición.

________.  Historia de los bautistas, tomo II. El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones, 2001. 3ª edición.

________.  Historia de los bautistas, tomo III. El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones, 1990. 1ª edición.

Estep, William R.  ¿Por qué los bautistas? Un estudio de la fe y herencia bautistas.  El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones, 1997. Traducido al español por Robert Fricke.

________. Revolucionarios del siglo XVI. El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones, 1975.

Freeman, Curtis W., McClendon, James Wm, y Velloso da Silva, C. Rosalee. Baptist Roots.  Valley Forge: Judson Press, 1999.

Friedmann, Robert.  Teología del anabautismo. Una interpretación. Colombia: Ediciones Clara-Semilla, 1998.

García Ruiz, Máximo. Los bautistas en España. Pastoral desde una perspectiva histórica. Salamanca: Universidad Pontificia de Salamanca, 1988

George, Timothy.  Theology of the reformers.  Nashville, TN.: Broadman Press, 1988.

Klaassen, Walter.  Selecciones teológicas anabautistas.  Scottdale, Pennsylvania: Herald Press, 1985.

Lumpkin, W. L. Baptist Confessions of Faith.  Chicago: Judson Press, 1959.

Rauschenbusch, Walter.  ¿Por qué soy bautista?  Junta Bautista de Publicaciones, s.a.

San Martín A., Ezequiel (compilador).  Fundamento y práctica de fe y mensaje bautistas. El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones, 1991, 1ª edición.

Yoder, Howard. Textos escogidos de la Reforma radical. Buenos Aires: Editorial La Aurora, 1976.

 

[1] Sobre la influencia del pietismo sobre las iglesias protestantes europeas, entre ellas las bautistas, véase Rodney H. Hunter, “Pastoral Theology: Historical perspectivas and Future Agenda”, The Journal of Pastoral Theology (Decatur, GA), vol. 16, no. 1, (Spring 2006), 17ss; y Kenneth Scott Latourette, Desafío a los protestantes (Buenos Aires: Editorial La Aurora, 1957).

[2] “Anabaptists and Pietists in Germany” [en línea], disponible en http://mennodiscuss.com/view topic.php; Internet; consultado el 17 de agosto de 2010.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies